Corrían los primeros años de la década de 1980 y me encontraba explorando la Puna en busca de minerales, especialmente de sales fósiles de boratos. Largos viajes de exploraciones nos llevaban a cruzar el territorio andino desde el sur de Catamarca hasta la frontera con Bolivia. Fue en el norte de la Puna jujeña, más precisamente en Coranzulí, donde conocí a un personaje singular, don José Raymundo Guzmán.

El Gobernador estuvo presente en el cierre de campaña del FdT en Tecnópolis. Luego de haber estado con Romero, Urtubey, Massa, Macri, Olmedo, completó el álbum de figuritas y se presentó a respaldar y ser respaldado por la dirigencia nacional. Bien. Hay que saber cuál es el palenque ‘ande rascarse. Y no podemos negar que ha sabido muy bien donde apoyarse para ascender.

Las elecciones PASO del 12/9 ha sido un baldazo de agua fría para la militancia y la conducción. Nadie, ni siquiera un gobierno con la capacidad de evaluación científica con que cuenta (guita ¡bah!), anticipó la debacle electoral.

Como salteño adscripto y enamorado, les hago una pregunta que me taladra la cabeza desde hace meses. ¿Cómo puede ser que a pesar de ser esta una elección importante, en la que están en juego dos modelos de país/nación, al menos en Salta se viva con tanto desconcierto y tanto desánimo?

Años anteriores, y más cercanos el año de pandemia del 2020, el DIA del MAESTRO tuvo un condimento especial, hablamos y homenajeamos a un ser incorporado a nuestra familia, por considerarlo como el hacedor y formador como ciudadano a nuestros hijos.

Hoy tenemos elecciones. Por eso vos me puedes tutear y yo a vos. Y el empleado al patrón. Y el mendigo al millonario. Y el humilde concejal de un humilde municipio lo puede tutear al gobernador y al presidente.

El pasillo crema y apretado te obligaba a circular de costado. Pequeños descansos sirven para cruzarte con alguien que viene en sentido contrario. Toda luz es artificial, blanca, sin sombras. Los pasos retumbas sin eco. 

El murmullo se transforma en griterío. El tono grueso de gargantas masculinas muta en agudos de mujeres que reclaman algo, que gritan un dolor, un pedido de ayuda contra la violencia. Todo se confunde para el oído.

Tuve la suerte de conocer Japón hace muchos años. Desde entonces me ha fascinado la cultura japonesa con sus claros y oscuros.